Medicina Alternativa

Vara de Caduceo, Símbolo de la Medicina

Vara de Caduceo, Símbolo de la Medicina

Estuve escuchando a varios “médicos alternativos” y de entre todo lo que dijeron, pude extraer la Inspiración de este cuento. Que intenta recuperar un poco la tradición antigua de la medicina, donde el medico Encarnaba la Medicina que,  a su vez aplicaba en otros. De ahi viene este Cuento.  _________________________________________

El Hombre Medicina

El Cojo gateaba entre las piedras, su muleta había quedado atrás hace muchos metros, y muchas más horas. Las piedras afiladas lastimaban sus manos y no tenia mas opción que recargar su cuerpo en su pierna maltrecha. Maldecía el dolor y el esfuerzo. Maldecía a ese estupido médico. Porque demonios había aceptado ir a buscar esa hierba milagrosa.

Pero lo sabía, sabía bien porqué. Era porque estaba cansado de arrastrar esa pierna como un muerto. Un muerto que mataba cada cosa que emprendía.

Muletas

Muletas

Llegó hasta el lugar indicado, y tomó la hierba reseca por el sol. La guardó cuidadosamente y emprendió el más tortuoso aun descenso de la montaña.

Corrió hasta su casa, y siguió lo indicado por el mítico médico. Molio la hierba reseca e hizo una infusión y la bebió hasta el fondo. Quedó helado un segundo, esperando el efecto milagroso que le devolviera su pierna. Pero no sintió nada. todo estaba igual. todo su cuerpo aun dolía de los largos días que estuvo subiendo la cuesta en pos de esa hierba, que no servía para nada. No pasaba nada, pensó en el sabor y se dio cuenta, era té. Común, vulgar e inútil te.

La ira lo llenó por completo, antes de que se diera cuenta estaba corriendo, persiguiendo su propia sombra bajo el sol del mediodía. Automáticamente se detuvo frente al consultorio del médico y entró como si un demonio lo llevara dispuesto a todo. Sin siquiera notarlo estaba gritando el Nombre del Médico profiriendo los improperios más vulgares, tanto que no sabía ni de donde salían. El medico salio del baño a sus espaldas e inmediatamente comenzó a correr como si lo persiguiera el mismo diablo.

El cojo lo persiguió, a una velocidad inusitada. y lo alcanzó en un tacle digno del mejor jugador de rugby. El médico lo miró con una sonrisa. El cojo no entendía, de qué se estaba riendo. Y con su puño en alto listo para disparar una trompada devastadora, se dio cuenta. Había corrido, y rápido, alcanzando al médico. Su pierna ya no cojeaba. Que clase de medicina era esta.

EL medico rio en una carcajada profunda y le dijo. Solo necesitabas ejercicio para recuperar movilidad en tu pierna. Pero si te decía esto, hubieses renunciado antes de empezar, asi que te envíe a la cima de la montaña a buscar una hierba que te curaría. Y eso hizo.

El ex cojo, pensó un instante. Y preguntó:

– Pero entonces. ¿La hierba era medicinal o no?

El médico lo miró con profundidad y dijo:

– La Medicina siempre estuvo dentro tuyo.

Anuncios

Acerca de Ju

La mejor descripción que puedo dar esta alojada en mis cuentos, en las historias que salieron de mi y son el espejo de lo que soy, lo que quiero ser y lo que seré. Las Historias que me fundan y me fundaron. QUeres saber de mi, estoy en mis cuentos.
Esta entrada fue publicada en Literatura Fantástica, Propio y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s