Ensoñaciones

Cayendo

Cayendo

El banco de la plaza estaba frió por el rocío de la noche incipiente. El otoño ya se había cobrado su cuota de calor y daba paso al crudo invierno. Devorando el ultimo rayo de sol de la tarde con los ojos cerrados, inspire el aire helado mientras sentía el calor de la campera que me estrechaba reconfortante.

Volví la vista solo para sorprenderme. Unos ojos profundos me miraban a través de un maquillaje bastante espeso. Una chica de mi edad, apenas abrigada con un buzo verde. Su cara me resultaba extremadamente familiar no se si de la facultad o de donde.La situación se puso incomoda. Debo admitir que era muy bonita, y lo digo así para mantener el decoro.

-Hola- fue la gran elocución que todo mi charme atino a decir.

-Hola- me contesto con tranquilidad mientras mis ojos se sumergían en los suyos.
Como no atinó a decir algo mas, el silencio me empezó a doler y recorrí en mi cabeza algunas de las miles de frases seductoras de las que dispongo. No encontré ni una, asi que opte por decir:

-¿Que miras?-  No habia terminado de pronunciar las palabras que ya estaba pensando “que pregunta de mierda”.
-La respuesta es un poco obvia, ¿no?- Me Contestó
– Si claro, me miras a mi….- pero antes de que esbozara la siguiente excusa me interrumpió:

-Resultaste humilde- no se porque, pero me recordó a mi mama.

Antes de que me justificara, continuó:
– Miro lo que mis ojos ven, y nada mas. Como si se pudiera ver alguna otra cosa.

Me salio una risita con sorna como si me estuviera tratando de tomar el pelo. Me miro seria, casi con rigor. Me hizo acordar mas a mi vieja todavía. No llegue a bajar la mirada de vergüenza cuando me dijo:

-Vos en serio te crees que podes ver otra cosa que lo que te muestran tus ojos.

-Para arruinarla del todo empece a revolear una pila de intelectualizaciones, que Platón que el idealismo, y la existencia real de la idea de la cosa…. Una pila de imbecilidades tratando de darme aires de intelectual, por respeto se las ahorro, ademas de que ya no me las acuerdo.

Sin decir algo siquiera, saco del buso algo brillante, y con el primer rayo de luna me mostró una tablet. La pantalla apagada reflejaba las estrellas del cielo, luego las copas de los arboles, los troncos y finalmente la cara de mi compañera de plaza. Hipnotizado por el reflejo no atine a otra cosa que a tocar la pantalla.

Como si fuese un espejo de agua se deformó bajo la presión de mis dedos y todo el reflejo se deformó sobre el reflejo deformado reconocí a la persona sentada al lado mío, igual ya o me acuerdo quien era.

Me di vuelta para mirarla a la cara confirmando lo siniestro de la escena, pero antes de que pudiera siquiera verla a los ojos, la pantalla empezó a jalar de mi brazo, de mi Hombro y de pronto estaba Cayendo, en la oscuridad de la noche.

Sobresaltado me desperté empapado en la noche cerrada. Me tomo bastante reconocer que estaba acostado en la cama de mi cuarto. Pero en cuanto atine a incorporarme el apoyo del colchón me fallo y arrebujado entre las sabanas continué la caída en la oscuridad. Al final, llegue a mi cama, otra vez, como un deja vu.

¿Desperté del sueño, o este es solo un sueño dentro del mismo sueño?

La pregunta se esfuma tan pronto como la formulo…

Anuncios

Acerca de Ju

La mejor descripción que puedo dar esta alojada en mis cuentos, en las historias que salieron de mi y son el espejo de lo que soy, lo que quiero ser y lo que seré. Las Historias que me fundan y me fundaron. QUeres saber de mi, estoy en mis cuentos.
Esta entrada fue publicada en Propio, Suspenso y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s